Corona de Plume Cake de frutas tradicional de Navidad

Cada vez llega antes la Navidad. Es asombroso. Ya no sólo en los supermercados y en los centros comerciales, ¡hasta la gente adorna sus casas con más de un mes de antelación!. Y a mi, aunque aún me queda bastante para que adorne la casa, mi horno ya está en modo Navidad y esta semana te traigo esta Corona de Plume Cake de Frutas Tradicional de Navidad (Christmas fruit cake).

Hoy te cuento también la historia de los pasteles de fruta de Navidad.

La tradición culinaria del Antiguo Egipto cuenta que los egipcios enterraban a sus seres queridos con una versión primeriza del pastel de frutas, tal vez para que le sirviera al difunto de alimento en una vida futura.

Pero no fue hasta la época de los Romanos, cuando se elaboró un pastel de frutas con puré de cebada, semillas de granada y piñones y se le daba forma circular, de corona. Los soldados romanos iban a los campos de batalla con este típico pastel.

Ya hacia la Edad Media, por el año 1095, al pastel de fruta se le incorporó miel, especias y frutas en conserva. Esto permitía que el pastel tuviese una caducidad más duradera, al incorporar azúcares (miel) y por eso, tanto cazadores como los Caballeros Cruzados que pasaban largos periodos de tiempo fuera de casa, llevaban este pastel de frutas con ellos.

En el año 1400, los frutos secos llegaron por el mediterráneo y los británicos empezaron a elaborarlo incorporando los frutos secos.

En Europa, allá por el año 1700, se elaboraba un pastel de frutas para celebrar el final de la cosecha. Este pastel lo guardaban y se lo comían al año siguiente con el que celebraban el comienzo de la nueva cosecha y con el que esperaban que la cosecha fuese abundante y exitosa.

A partir de aquí añadieron también nueces al pastel de frutas y el acto de comer este pastel de un año a otro se convirtió en tradición y los consumían de un año a otro con la esperanza de que su simbolismo trajera la bendición de una cosecha abundante.

Con la colonización (colonias) y el descubrimiento de nuevas materias primas más baratas empezaron a añadir trazas de azúcar a la masa, cambiando también así la textura del pastel por completo.

A principios del siglo XVIII, este pastel de frutas al que entonces llamaban “pastel de ciruelas” fue prohibido en toda Europa Continental. Estos pasteles fueron considerados “pecaminosamente ricos” y a finales del siglo XVIII incluso había leyes que prohibían la elaboración y el consuno del pastel de frutas.

Entre los años 1837 y 1901 volvió a tener popularidad y la ley que lo prohibía fue finalmente derogada.

Cuenta la historia de Inglaterra, que un té victoriano no era un té victoriano completo si no había una porción del pastel de frutas. Se dice que a la Reina Victoria le regalaron uno de estos y tardó un año en comérselo.

Y ya en el siglo XIX se incorporó el alcohol al pastel de frutas. Fue en Dundee, la ciudad Escocesa y es así como se llama el pastel de frutas de navidad en Escocia, aunque ya lo venden todo el año y se puede encontrar en todos los supermercados.

Al Dundee Cake se le agregó whisky escocés a la receta y se elabora con grosellas, pasas sultanas y se decora con almendras; hay una historia popular que cuenta que a la reina María, Reina de los Escoceses no le gustaban las cerezas confitadas y se lo decoraron con almendras.

El pastel de frutas de Navidad, con los años ha evolucionado mucho y ha tomado diferentes formas según su país de origen; en Inglaterra, como este que te traigo hoy, es más parecido a un plume cake.

En Alemania podría decirse que es más como un pan dulce, ya que es el Stollen y en Italia, sería el Panettonne, para mi uno de los más complejos de elaborar. Aunque todos tengan en común el nombre de “pastel de frutas de navidad” son todos muy diferentes en cuanto a ingredientes, texturas y maneras de elaborarlos.

Ahora sí, ve a buscar todos los ingredientes porque este Pastel de Frutas de Navidad te va a encantar. La ventaja de este pastel es que tiene muchas versiones de formatos: formato cupcake, en formato plume cake, cuadrados, redondos, circulares, en forma de estrella… yo he utilizado el molde para horno SIVARINA gentileza Cart Services que es de 20 cms de diámetro y 6 cms de altura, además que es una monada para hacer bizcochos tipo corona, como los hacían los Romanos.

Y si no te gustan las frutas confitadas, puedes adaptarlo y cambiarlas por frutas deshidratadas: orejones de albaricoque, ciruelas, pasas, arándanos, mango, piña, kiwi…además son una fuenta muy rica en fibra, previenen la anemia por su alto contenido en hierro, sobre todo los orejones de albaricoque. Son aptas para diabéticos (siempre con un consumo racional), son muy buenos antioxidantes y aportan una completa dosis de micronutrientes: Potasio, Calcio, Hierro, Magnesio, Provitaminas A y E y Vitaminas B1, B2 y B3… ¡Así que no tienes excusa!

CORONA DE PLUME CAKE DE FRUTAS DE NAVIDAD

INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO:

  • 125 grs MANTEQUILLA a temperatura ambiente textura pomada
  • 125 grs AZÚCAR GLASS
  • 3 HUEVOS a temperatura ambiente
  • 175 grs HARINA DE TRIGO normal
  • 5 grs IMPULSOR (Levadura química)
  • 1 pizca SAL
  • 1/2 cucharadita CANELA
  • 1/2 cucharadita JENGIBRE
  • 75 grs FRUTA VARIADA CONFITADA
  • 75 grs PASAS sin semillas

PARA REMOJAR LA FRUTA CONFITADA:

  • 50 grs ZUMO DE NARANJA (el zumo de media naranja, más o menos)
  • 20 grs WHISKY o BRANDY (OPCIONAL). Si van a comer niños este pastel, puedes omitir el alcohol.

PARA DECORAR esta corona he utilizado:

  • FRUTA CONFITADA (que he cortado con un corta pastas en forma de estrella)
  • SUCEDÁNEO DE CHOCOLATE DE COLOR VERDE para hacer unas rayas y para pegar las frutas confitadas.
  • ANIS ESTRELLADO
  • RAMITAS DE ROMERO
  • 2 RAMITAS DE CANELA
  • 1 PIÑA
  • COLORANTE ORO EN POLVO para darle un toque brilli-brilli para que se note que ¡es Navidad!

Pero puedes decorarlo con lo que tengas más a mano.

PROCEDIMIENTO PARA PREPARAR LA FRUTA:

  1. Pon la fruta a remojar con el zumo de naranja y el whisky o el brandy al menos 30 minutos. Removiendo cada 10 minutos para que toda la fruta se empape bien.

PROCEDIMIENTO PARA ELABORAR EL BIZCOCHO:

  1. Precalienta el horno a 185ºC, calor arriba y abajo.
  2. Pon la mantequilla en el bol de la amasadora y con el accesorio pala mueve un poco hasta que la mantequilla tenga una textura de pomada, suave.
  3. Añade el azúcar glass tamizado y vuelve a mezclar con la pala de la batidora.
  4. Añade los huevos uno a uno y bate con la pala a cada huevo que incorpores. Es muy importante que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente, si no la masa, por el choque térmico de temperaturas puede cortarse en este momento que se agregan los huevos.
  5. Ahora añade la harina, el impulsor, la canela, el jengibre y la pizca de sal tamizados. Bate con la pala pero sólo hasta que esté todo incorporado, no hay que mover demasiado esta masa.
  6. Escurre las frutas y sécalas con un papel de cocina absorbente.
  7. Reboza con harina las frutas una vez escurridas y secas e incorpóralas a la masa. Remueve con una espátula para que se repartan las frutas por toda la masa.
  8. Engrasa con espray desmoldeante un poco el molde, echa la masa, repártela y alísala para que quede uniforme por todo el molde.
  9. Hornea unos 35 minutos aproximadamente, como siempre en función de tu horno.
  10. Cuando ya se haya horneado, dejar enfriar sobre una rejilla.

PARA DECORAR:

  1. Funde el sucedáneo y haz unas rayas alrededor de toda la parte superior de la corona.
  2. Pon la piña y las ramitas de canela atadas con una cinta o cordel bonito arriba del todo en la parte central y pon las ramitas de romero.
  3. Corta la fruta confitada con el corta pastas en forma de estrella, o campana o lo que quieras.
  4. En los huecos que te han quedado más o menos libres engancha las frutas con el sucedáneo, tendrás que poner sucedáneo extra debajo de cada fruta por que solo con el sucedáneo de las rayitas no se te van a enganchar.
  5. Espolvorea el colorante alimentario oro con un pincel por encima de toda la corona y ya está lista.

Estoy segura que vas a dejar a más de un@ con la boca abierta porque el efecto que hace con la piña y las ramitas de romero es espectacular.

El pastel de frutas no tiene término medio o lo odias o lo amas ¿y tu, lo odias o lo amas? cuéntamelo en comentarios.

¡Feliz semana!

 

 

 

 

 

 

Sígueme en redes sociales:

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *