Buñuelos del Empurdan (Bunyols de l’Empordà) receta paso a paso

Se acerca la Semana Santa y con ella un montón de dulces riquísimos que se comen en esta época. Esta semana te traigo la receta paso a paso de los Buñuelos del Empurdán (Bunyols de l’Empordà), un clásico de la Semana Santa en tierras empurdanesas. (Girona).

En Cataluña son muy típicos los buñuelos, que empiezan a elaborarse y consumirse durante la  Cuaresma uno o dos días por semana en algunas pastelerías y panaderías y una vez metidos en Semana Santa, cada día.

Los buñuelos más consumidos, son los buñuelos de viento, que se elaboran escalfando un poco la harina con la leche y la mantequilla y una vez escalfada, se pasa la masa a la amasadora con el accesorio pala y se le van incorporando los huevos poco a poco mientras se van amasando.

Una de las características de estos buñuelos es que cuando se fríen en aceite de oliva o vegetal a 180ºC, se inflan y dentro queda una burbuja de aire, que los hace ideales para rellenarlos por dentro:

  • de crema pastelera
  • de chocolate
  • de compota de manzana….etc.

Hay una gran variedad de rellenos, aunque los clásicos (sin nada) y los rellenos de crema, son los que ganan por goleada.

También hay otra variedad de buñuelos en Catalunya: los buñuelos del Empurdán (Bunyols de l’Empordà), que se elaboran de manera totalmente diferente a los de viento.

La masa de estos buñuelos de l’Empordà, también es distinta, es una masa parecida a un brioche, lo que hace de ellos que también sean súper esponjosos. Va aromatizada con anís y con matalauva (anís verde) que se le añade también al final del amasado.

A mi, personalmente, no me gusta mucho el sabor intenso a anís, así que he modificado un pelín la receta y resultan que están de puro vicio; he sustituido el anís por licor de Cointreau (que es un licor realizado con piel de naranja y otras cosas) y creo que he acertado por que han quedado muy suaves y con el toque justo de anís que le aporta la matalauva (anís verde).

Con esta receta salen muchísimos, son unos 970 grs de masa, que si ves que son muchos puedes hacer la mitad de la receta, pero mi recomendación es que la hagas completa porque están tan buenos que si haces media te vas a quedar con las ganas de más, porque son un no parar de viajecitos a la cocina a por un buñuelico…

¿Quieres la receta de estos Buñuelos de l’Empordà? ¡Vamos pues!

BUÑUELOS DEL EMPURDÁN – BUNYOLS DE L’EMPORDÀ

INGREDIENTES:

  • 500 grs HARINA DE FUERZA
  • 75 grs AZÚCAR
  • 7 grs SAL
  • 40 grs LEVADURA FRESCA o 20 grs LEVADURA LIOFILIZADA (seca, de panadero)
  • 3 HUEVOS
  • 45 grs MANTEQUILLA
  • 38 grs NATA PARA MONTAR LÍQUIDA (sin montar)
  • 40 grs AGUA
  • 5 grs COÑAC o BRANDY
  • 38 grs COINTREAU (o ANÍS, que es lo que llevarían los originales)
  • 15 grs MATALAUVA (Anís verde)
  • C/S AZÚCAR para rebozar los buñuelos una vez fritos
  • OPCIONAL: ANÍS, para rociar los buñuelos una vez fritos antes de rebozarlos en azúcar

PROCEDIMIENTO:

  1. Pon en la amasadora con el accesorio gancho todos los ingredientes juntos menos la matalauva, que se añadirá al final del amasado y amasar hasta que se haya formado el gluten. En mi amasadora (kenwood Prospero) ha tardado unos 25 minutos. En amasadoras profesionales el amasado es de 10 minutos.
  2. Una vez esté la masa, los últimos 2 minutos añade la matalauva y amasa un poco hasta que esté totalmente integrada en la masa.
  3. Para trabajar bien esta masa, trabájala con aceite, unta tus manos y la superficie donde vayas a trabajarla con aceite.
  4. Saca la masa del bol, bolea toda la masa y dale un reposo de 10 minutos, tápala con un plástico para que no haga piel la masa.
  5. Pasados los 10 minutos, divide la masa en 3 piezas de unos 323 grs aprox, bolea y dales un reposo de 10 minutos más.
  6. Una vez hayan pasado los 10 minutos, divide cada pieza en dos y haz un barrote que mida unos 30 cms más o menos, y que tenga un diámetro más o menos de 3 cms más o menos.
  7. Pon todos los barrotes en una bandeja y mételos al congelador unos 15 minutos más o menos.
  8. Pasado ese tiempo, saca un barrote del congelador y córtalos con un cuchillo piezas de 1 cm de grosor más o menos.
  9. Cuando tengas las piezas cortadas, hay que formar los buñuelos; clava un dedo en el centro de la pieza para hacer un agujero y luego con los dedos le vas dando la forma girando la masa entre tus dedos.
  10. Una vez formados ponlos en una bandeja con papel vegetal o en una madera untada previamente con aceite o en la encimera de la cocina.
  11. Ahora hay que dejarlos fermentar unos 40 minutos aproximadamente.
  12. Si tienes freidora, calienta el aceite a 180ºC, si no tienes freidora, pon unos dos o tres dedos de aceite de girasol en una olla y caliéntalo hasta que alcance los 180ºC. Para saber a qué temperatura está el aceite, sería bueno que midieras la temperatura con un termómetro apto para que te mida estas temperaturas tan altas. (En algunos bazares chinos puedes encontrar el termómetro para cocina y muy baratos de precio).
  13. Prepárate un bol o una bandeja con azúcar abundante, para ir echando los buñuelos una vez fritos.
  14. Ahora a freír los buñuelicos: para no quemarte y que no te salpique el aceite a esas temperaturas, coge unas pinzas y mete la punta de las pinzas en el aceite caliente, ahora pon un buñuelo en la pinza y mételo en la freidora si no se despega de la pinza muévelo un poco y el mismo aceite caliente ya hará que se te despegue de la pinza. Introduce unos cuantos buñuelos a freir. Verás que se inflan y cuando estén un poco doraditos dale la vuelta con las pinzas para que se haga por el otro lado.
  15. Cuando estén fritos, sácalos de la freidora o de la olla con el aceite, escúrrelos un poco que caiga el aceite dentro y ponlos en la bandeja o el bol con el azúcar para que los puedas rebozar.
  16. SI LOS VAS A ROCIAR CON ANÍS, ponlos antes en otra bandeja, los rocías con anís con un vaporizador y de ahí al bol o bandeja del azúcar para rebozarlos.
  17. Repite el proceso hasta que estén todos los buñuelos fritos. ¡Y listos!

Te he preparado un paso a paso con fotos, para que veas el proceso del formado del buñuelo:

Estos buñuelos son extremadamente peligrosos. No vas a poder comerte sólo uno, te lo advierto, jajaja.

Si te ha quedado alguna duda del proceso de estos buñuelos, no dudes en dejar aquí abajo tu comentario.

Nos vemos muy pronto de nuevo.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *